was successfully added to your cart.

Carrito

Entrevista en KINBON bonsai magazine

Kinbon

KINBON Entrevista completa

1   Tu nombre, bio, curriculum y grado

Mario Komsta – Bonsai Professional

Nací en Blachownia, Polonia (1977), donde pasé mi infancia rodeada de mucha naturaleza y el lago y el bosque de la ciudad. Algunos de mis pasatiempos cuando era adolescente incluyeron; escalada, pesca, senderismo, ciclismo de montaña y jardinería. Más tarde también disfruté viajar. Esto incluido en coche, bicicleta, tren y autostop. Casi todos los modos, excepto volar. Hasta ahora, todavía tengo miedo de los viajes en avión; si alguien quisiera que volamos, entonces tendríamos alas, ¡pero no es así! Durante mi juventud vi casi toda Europa y viajé mucho con mi familia y luego con mis amigos. Por lo general, siempre acampamos o dormimos en cualquier lugar que podamos.

A pesar de ser de un pueblo pequeño, siempre he tenido un gran sentido de la aventura.

2   
¿Cómo conociste el bonsái y llegaste a estar completamente absorbido por el mundo de los bonsáis?

He estado interesado en las plantas durante casi 30 años, comenzando por los cactus y las flores en macetas. Más tarde supe que las flores en macetas se llamaban «plantas decorativas / kusamono». Todavía me apasionan y actualmente tengo una amplia colección. Durante mis estudios escolares y universitarios trabajé durante varios años en un vivero que ayudó a desarrollar mi interés por las plantas y los bonsáis.

Cometí un error en mi elección de carrera en ese momento. En lugar de seguir mi pasión y mi corazón, opté por una calificación de estatus superior. Me gradué de la universidad con una maestría en construcción de acero, absolutamente nada que ver con las plantas. Sin embargo, esto me ha ayudado con los conocimientos técnicos para hacer bonsáis, ¡además de ser un mejor manitas! En retrospectiva, debería haber estudiado agricultura.

Durante este tiempo en el vivero del jardín hubo un suministro constante de material que creció en exceso o se deformó. El propietario y yo siempre tuvimos la idea de que algunos de ellos podrían ser bonsáis del futuro, pero no teníamos ni idea de cómo hacerlo. Me comuniqué con una academia de bonsai, propiedad de Wlodek Pietraszko, para comenzar las clases. Cada pocos meses iba en tren, llevando un gran árbol en una maceta, para aprender a darle forma de bonsái. Seguí así durante más de tres años pero vi que los árboles nunca se me aparecían como en las imágenes que había visto en libros, revistas e internet. También tuve problemas para mantener los árboles vivos y progresando. Esto me motivó a cambiar mi trayectoria profesional y aspirar a convertirme en un profesional del bonsái. ¡La única forma de hacerlo en ese momento era ir a Japón!

3  Escuché del Sr. Nakamizu la divertida historia sobre su primer día en Saitama. ¿Viniste a Saitama en automóvil y pasaste la noche en un parque? ¿Cómo se convirtió en aprendiz del Sr. Nobuichi Urushibata después de eso?

Básicamente, nosotros (mi ex novia y yo) vinimos con un boleto de ida a Japón con la única opción de que yo terminara como aprendiz de bonsái de alguien. Por lo que supe en 2003, solo había otro aprendiz extranjero en Japón, así que esto fue un gran riesgo para mí. Viajamos en tren desde Polonia a Moscú ya que era la opción más barata (recordando también que tengo miedo de volar). Tomamos el ferrocarril Transiberiano hasta Vladivostok (9258km) y luego tomamos un ferry a Niigata. Todo este viaje de Polonia a Japón tomó más de dos semanas. En Niigata, le pedimos a una chica japonesa del ferry que escribiera «NUMATA» y «SAITAMA» en kanji en un trozo de cartón. Hicimos autostop y terminamos en Numata. Era tarde cuando llegamos, así que dormimos al lado de la carretera, en una zona de aparcamiento sobre césped. Recuerdo que hacía tanto frío que teníamos que meter las piernas en las mochilas para tratar de mantenernos calientes. ¡Cuando nos despertamos estábamos cubiertos de escarcha! Esa mañana queríamos seguir haciendo autostop, pero un guardia de la patrulla de carreteras nos detuvo. Nos dijo que en Japón estaba prohibido hacer autostop y nos llevó a la estación de tren más cercana. Finalmente, terminamos en Saitama. Llamamos al Sr.Nakamizu desde una cabina telefónica a nuestra llegada y fue

extremadamente sorprendido, para nada esperándonos ya que el último contacto que tuvimos con él fue hace más de dos semanas cuando le dijimos que nos íbamos a Japón.

Cómo me convertí en el aprendiz del Sr. Nobuichi Urushibata es una historia bastante larga, pero aquí intentaré explicar una versión más corta. No estoy seguro de los detalles exactos de cómo sucedió finalmente, pero esto es lo que recuerdo de mi lado:

El Sr. Nakamizu nos recogió en la estación de Kazo si mal no recuerdo. Después de hablar un rato con él, me preguntó con quién quería estudiar. Había preparado algunas cartas de motivación para Hamano, Kimura y Kobayashi, entre otros. Lo curioso fue que había tan poca información en Europa sobre Japón y el bonsái japonés, que ni siquiera sabíamos que Hamano ya había fallecido.

Mi objetivo era realmente estudiar con el Sr. Kimura, pero me dijeron que sería muy difícil. De todos modos, el Sr. Nakamuzu me dijo amablemente que intentaría organizar una reunión y veríamos qué pasaba. Mientras tanto, pude ir a la guardería de Suzuki-san, quien incluso nos dio un apartamento. Un día, el Sr. Nakamizu dijo que podíamos ir a conocer al Sr. Kimura. Durante esa reunión, estuvo de acuerdo en que yo podría venir y ayudar en su guardería. Así que todos los días montaba mi bicicleta 20 km en cada sentido, llueva o truene durante tres semanas. Estaba muy feliz de estar allí, pero recuerdo haber luchado al final de cada día para pronunciar «osewa ni narimashita!»

Con el Sr. Nakamizu traduciendo, el Sr. Kimura dijo que lo lamentaba y que no podía aceptarme como estudiante permanente. Supongo que esto se debió a que ya tenía cuatro alumnos y no había espacio para más. En ese momento, Taiga Urushibata era estudiante del Sr. Kimura, lo que tal vez tuvo alguna influencia en el lugar donde finalmente terminé.

Al salir, el Sr. Kimura, por sorpresa, me dio un sobre con algo de dinero para mi trabajo durante las últimas 3 semanas. Fue muy inesperado. He guardado este sobre como un buen recuerdo, todavía lo tengo hoy.

Unos días después, el Sr. Nakamizu nos llevó a Taishoen en Shizuoka. Aunque al principio dudé en ir a una guardería de la que nunca había oído hablar, este resultó ser el mejor momento de mi vida. Oyakata fue como un padre para mí durante mis cinco años de estudio con él. ¡Debo decir que estos años con él fueron los mejores años de mi vida en bonsái!

También muchas gracias al Sr. Nakamizu por su ayuda para que todo esto sucediera.

4  Háganos saber lo / los recuerdos más importantes / memorables / divertidos durante su aprendizaje en Taisyo-en / days en Japón.

Después de pasar cinco años en Taishoen y en Japón en general, probablemente podría escribir un libro y tal vez sea una buena idea hacerlo algún día. Aquí hay una breve lista de algunos momentos memorables:

· Dormir durante mi primera semana en Taishoen en el invernadero y ducharme con la manguera. Después de eso, Oyakata me dejó dormir en el cobertizo de almacenamiento. Él podría haberme organizado un lugar para alquilar, pero preferí ahorrar dinero. Recuerdo que el cobertizo hacía mucho frío en invierno, así que compré una alfombra eléctrica para mantenerme caliente.

· Exhibiendo mi propio bonsái en Kokufu-ten no. 80

· Trabajar al servicio de Yamaha (después de mi trabajo de bonsai). Usé todo el dinero que gané para comprar macetas, bonsáis y libros.

· Siempre comiendo en el mismo restaurante – Hijiri-te. Me entristeció escuchar el año pasado que había sido derribado. Hasta ahora todavía recuerdo el menú diario de lunes a viernes; katsudon, arroz al curry, estaminadon, oyakodon y yakinikudon. ¡Me encantó! Yo también fui a veces tras

mi trabajo al servicio de Yamaha para la cena. Comí y me senté en el mismo rincón, a veces quedándome dormido hasta que ‘shachou’ me despertó para decir que era hora de cerrar.

· Ser parte del inicio de la escuela internacional de bonsai en Taishoen. En ese momento, era muy difícil convertirse en aprendiz a tiempo completo.

· Accidente de moto en el último desvío a Taishoen. Tuve que pasar 2 meses en el hospital e insistí en que finalmente me dieran el alta para poder asistir a Kokufu-ten.

· Conocí a Marissa, mi pareja actual, durante mis dos últimos años en Japón. Ahora vivimos juntos en España y tenemos un hijo llamado Taiki, «gran árbol».

Hay muchas historias divertidas, pero una de ellas trata sobre una mesa especial para bonsáis. Oyakata compró una mesa de muy alta tecnología con una bola giroscópica, algo que nunca vi antes. Era muy caro y muy elegante. Al día siguiente, cuando todo estuvo configurado, Oyakata comenzó a usarlo. No le gustó algo, así que miró debajo de la mesa para ver si podía intentar mejorarlo. De repente, cientos de rodamientos de bolas se esparcieron por todo el suelo. Su rostro mostraba tanto conmoción como sorpresa. ¡Esta fue la última vez que alguien usó esa mesa!

A Oyakata siempre le gustó cambiar las cosas; nunca hubo un mes sin mejoras en el vivero. No solo era un profesional del bonsai, sino también un constructor. ¡Me transmitió este rasgo ya que estoy mejorando y cambiando constantemente las cosas en nuestra casa y jardín!

Estoy muy agradecido de que Oyakata me cuidó y me guió durante mi tiempo en Japón… aunque a veces fui rebelde. Todavía me siento culpable y me disculpo por eso.

Ha tenido una gran influencia en mi vida en Japón e incluso ahora en mi vida actual.

5 ¿Qué fue lo más difícil cuando regresó a Europa?

¡Todo!

· Espacio: aquí necesitas un coche para todo; no puede moverse fácilmente en bicicleta o scooter.

· No tener mi propia guardería: esto significaba que tenía que viajar mucho y pasar semanas fuera de casa.

· Aprendiendo un nuevo idioma y sobre una nueva cultura.

· No conocer mi futuro y no conocer el mundo del bonsái en Europa.

· Todos los días en Japón tenía trabajo y cuando nos mudamos me sentía inútil y frustrado en los días en que no tenía trabajo. Fue como si me sintiera mal por no trabajar.

6   Creo que te has unido a muchos eventos / exposiciones / proyectos de bonsai como parte del organizador. Háganos saber algunos buenos episodios.

He estado trabajando (parte de cada mes) en el Museo del Bonsái Luis Vallejo desde mi llegada hace 12 años a España. Durante muchos años he formado parte de la organización de eventos de bonsái con Luis Vallejo en la ubicación de Alcobendas. Siempre han sido muy bien recibidos por los visitantes, mostrando algunos de los mejores bonsáis de Europa.

Hace dos años creamos una nueva asociación de bonsáis en España – UBE. Hasta ahora, hemos organizado dos exposiciones. Trabajamos hasta el último minuto montando y perfeccionando las exposiciones. En ambas ocasiones, fue mucho estrés y definitivamente no fue una tarea fácil, pero en ambas ocasiones hemos logrado crear grandes exposiciones de las que estar orgullosos.

7 Viniste al WBC en Saitama. ¿Hubo algún recuerdo al respecto?

Recuerdo que mi viaje a Saitama no estaba realmente planeado. Bonsai Focus organizó un concurso de fotografía para ganar un viaje de ida y vuelta a Japón para este evento. Normalmente no participo en concursos pero esta vez decidí enviar mi foto.

Fue votado por el público y luego por algunos profesionales. Tuve suerte de que a todos les gustara mucho el árbol (Carpinus Turczaninowii) que he tenido durante muchos años (todavía en mi jardín ahora), por lo que fui elegido como el ganador. Después de recibir la noticia de la victoria, estaba feliz, por supuesto, pero no estaba seguro de ir o no. Taiki acaba de nacer; solo 8 semanas de edad.

Estoy muy agradecido por la oportunidad patrocinada por Bonsai Focus y hubiera sido un error no ir. Los árboles eran alucinantes y siempre tendré un gran recuerdo de esto. Fue increíble ver tantos árboles que solo conozco por fotos. Nunca antes los había visto en la vida real, principalmente porque los guardaban clientes privados. Vi a muchos ganadores anteriores de Kokufu, importantes obras maestras y árboles que me han inspirado a lo largo de los años. El evento estuvo muy bien organizado y me alegro de haber ido finalmente. Recordaré este gran evento toda mi vida, me dejó una gran impresión. A veces hojeo el libro para recordarme ese gran momento. Incluso compré un perfume Kenzo cuando estuve allí y cada vez que lo uso ahora me recuerda a este viaje.

8 Háganos saber la situación / tendencia actual del bonsái en su ciudad / país / área de origen.

Hace solo dos años organizamos una unión de bonsai – UBE. La antigua asociación no era muy activa, por lo que decidimos crear una asociación profesional para promover el bonsái en España.

Como ya mencioné, la primera exposición tuvo mucho éxito; incluso fue llamado el ‘Kokufu español’. El segundo también fue exitoso y tenemos esperanzas de continuar.

Tendencia en el bonsái español: el arte de exhibir está mejorando notablemente y los árboles están madurando.

Durante muchos años hemos dependido mucho del mercado japonés de árboles shohin y de tamaño mediano (chuhin), pero existe la tendencia de que más personas estén comenzando a cultivar su propio material. Con suerte, en el futuro tendremos especies europeas y bonsáis que la gente pueda desarrollar.

Los aficionados al bonsái ahora tienen mayores expectativas y entienden que para crear árboles de mayor nivel con un cuidadoso refinamiento, necesitan colaborar con profesionales.

Espero que sigamos mejorando cada año.

9 ¿Cuál es tu sueño? Háganos saber cosas que lo emocionen si las hay.

Mi sueño es simple pero al mismo tiempo es difícil. En resumen, es regresar a Japón algún día.

A medida que envejezco, me he dado cuenta de que viviendo en Polonia o España siempre tendré dificultades para encontrar la perfección en la vida diaria. Hay algo especial en Japón y su atención al detalle y cuidado en cualquier tipo de trabajo o trabajo. También admiro los pequeños elementos de la vida cotidiana, como la costumbre de regalar ‘omiyage’, respeto por los demás, celebrar momentos o encuentros con té verde, ver la naturaleza desde diferentes perspectivas y sentarse bajo un árbol apreciando un jardín. Ningún otro país es como este y cuando lo busco aquí, simplemente no lo encuentro. Aquí, los trabajos se realizan como una tarea rutinaria sin ningún orgullo. Esto podría ser tan simple como construir una cerca sin medir correctamente o presentar un árbol bonsai con una maceta sucia y llena de malezas.

Me siento como si fuera medio japonés; en mi forma de pensar y en mi corazón. Marissa y yo estamos de acuerdo en que Japón es el país perfecto para nosotros. Aunque vivamos lejos, todavía estamos muy conectados.

Si alguien quisiera contratarme como trabajador de bonsai en Japón, estaría muy feliz de considerar cualquier oferta.

809 / 5000
Resultados de traducción
10 Háganos saber sobre su (s) árbol (s) bonsai favorito y su memoria.

Realmente no tengo un árbol favorito porque me gusta tanto el bonsái que cada árbol es único y vale la pena cuidarlo. Puede que me gusten algunos más que otros, pero no tengo UN favorito. Algunos de los que me gustan incluyen árboles japoneses y europeos, ya que me parecen árboles interesantes y hermosos para recordar.

Los árboles que no se parecen a los «Ferraris» siempre pueden mejorar con las habilidades y el tiempo adecuados. No significa que algún día acabarán siendo un ‘Ferrari’ o un bonsái de alta calidad, pero eso no me importa, no me desagradan. Encuentro alegría en cosas simples como ver cómo se forman y crecen nuevos brotes.

Es difícil tener un favorito porque me encantan todos los árboles; No sé cómo describirlo.

11 El bonsái es ______mi estilo de vida___ para mí / en mi vida. Por favor llene el espacio en blanco. Por favor, cuénteme su filosofía de bonsai.

Bonsai es mi estilo de vida para mí. Todo en mi vida gira en torno al bonsai.

Mi filosofía del bonsái es que creo que mediante el uso de técnicas simples y la experiencia, un árbol puede transformarse en una mejor versión de sí mismo.

Creo que necesitas estar unido y seguir la naturaleza porque la naturaleza es la mejor maestra en la vida. Una conexión especial con el medio ambiente y especialmente con los árboles es muy importante. Necesita tener una conversación con el árbol para mejorarlo; te está «diciendo» cosas y necesitas «escucharlo».

Otra parte de mi filosofía es que creo que los árboles no deben ser valorados por premios o cuánto cuestan. Deben ser valorados como seres vivos y respetados. La vida de un árbol debería ser mucho más que llevarlo al nivel de exhibición. Debes amar todos los árboles y apreciar cualquier desarrollo que puedas lograr.

Como el tiempo pasa tan rápido, creo que la gente debería tomarse más momentos para estar quieta y reflexionar. Los Tokonomas son una oportunidad perfecta para ello. Disfruto armando exhibiciones de tokonoma y compartiéndolas con los visitantes, pensando cuidadosamente en crear un momento estacional y una atmósfera especial. La vida es tan ajetreada pero creo que crear este breve momento para apreciar es un esfuerzo necesario.

Parte de mi filosofía en bonsái proviene de Shitao; recomendaría a todos que lean sobre sus filosofías, ya que pueden relacionarse fácilmente con el bonsái. Recientemente diría que mi bonsái se ha vuelto menos tenso en estilo. Esta idea proviene de la evolución normal de los artesanos: al principio eres muy crudo y primitivo. Luego te vuelves maduro y habilidoso. Cuando estás cerca de la tercera etapa, que está cerca de la perfección, finalmente puedes olvidarte de esta rigidez y puedes volver a ser más primitivo y rudo.

Para finalizar mis pensamientos, porque la filosofía en el bonsái y en la vida es como un río que nunca termina, y tiene muchas curvas que hacen matices, me gustaría compartir esta cita final de Shitao.

“Hay un tipo de pintura * que, a primera vista, parece ofrecer solo un caos brutal e incoherente; pero al mirarlo más de cerca, se observa que todo está lleno de ritmo espiritual y del movimiento de la vida, y en él se descubre en un sabor inagotable: tal es la obra de la regla sin reglas ”.

* Reemplazar la palabra «pintura» por «bonsai».
Más información sobre este texto de origenPara obtener más información sobre la traducción, se necesita el texto de origen
Enviar comentarios
Paneles laterales

Domo Arigatou Gozaimashita Makiko Kobayashi para que esto suceda.